Maru Botana se desligó del escrache público que realizó Edenor a través de Twitter a causa que uno de los locales gastronómicos de su marca tenía irregularidades con la empresa: la cocinera dijo que esa era una franquicia a cargo de Alejando Stoessel, padre de la cantante juvenil Tini Stoessel.

“Le retiramos el medidor a un local gastronómico con una conexión clandestina en Juan Segundo Fernández 141, en la localidad de San Isidro. El robo de energía es un delito penado por la ley que afecta la calidad del servicio que vos pagas”, publicaron desde la firma con las fotos de la fachada del negocio y las del medidor adulterado.

El tuit oficial de la cuenta de Edenor denunciaba al local de Maru Botana.

El escándalo rápidamente estalló en redes por lo que Botana tuvo que interrumpir sus vacaciones en Punta del Este para aclarar la situación ante los medios que la consultaron. “Yo no soy dueña. Por lo que tengo entendido, fue por falta de pago”, dijo.

Ni bien se enteró del tema Maru aclaró la situación en su cuenta de Instagram.

Compartir

Dejar respuesta