Mientras que la crisis económica se profundiza, en Argentina existen más de 40 impuestos a nivel nacional, otros 41 que se aplican a nivel provincial y 82 que son responsabilidad de municipios y departamentos en todo el país que ponen en serios aprietes a los bolsillos. Se estima que el 90 por ciento de lo recaudado a través de estos 163 impuestos queda en manos de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

«Podemos llegar a tener modelos que pueden estar a nuestro nivel, el problema es que acá no se toman y al momento de decidir no se convoca a los profesionales que trabajamos en esto. Yo ni creo que hayan hecho un analisis para ver cómo cobran en otros países. En cantidad de impuestos, somos uno de los que más tenemos», explicó la contadora Miriam Roldan en diálogo con AM 1300.

«Los exabruptos que tenemos en la parte fiscal y tributaria vienen de hace años, no solo en este Gobierno. Se hacen medidas parche, paliativos y hubo desinversiones en el sistema por lo que las páginas se cuelgan. Entendemos que el Estado necesita cobrar impuestos para sobrevivir, pero se olvida de buscar a los que no están inscritos. Acá se sale a buscar al que paga», sentenció.

Uno de los que más perjuicio genera es el Impuesto a las Ganancias: «Es tremendo porque se estima que un trabajador en relación de dependencia pierde un sueldo al año. Yo gane 100, al mes siguiente 110 y el otro 130, pero par AFIP cada vez ganas más porque no te permite exponer en un balance de fin de año lo que se desvalorizo la moneda que es una pérdida».

Compartir

Dejar respuesta