Más de 50 trabajadores de la fábrica Gaelle en Gerli fueron despedidos y hace más de dos meses llevan adelante un acampe para que les devuelvan su fuente de trabajo. Entre los despedidos se encuentran trabajadores con más de 30 años de antigüedad y una mujer embarazada.

A raíz de la lucha que por el momento sigue sin resultados positivos, los trabajadores marcharán por avenida Hipólito Yrigoyen para visibilizar el conflicto.

Según publicó Diario Conurbano, el delegado Jorge Villalba afirmó que “hace dos meses que estamos de acampe en la planta de Gerli y de Piñeiro porque la empresa está tercerizando el trabajo que hacíamos nosotros que era ensamblar lo que traían de China y Brasil. Hay trabajadores con 45 años de antigüedad y hay personas que se están por jubilar”.

La empresa sigue activa, sigue trabajando pero sin nosotros porque somos un escollo para ellos. Ahora, no permitimos que salga la mercadería para tener algo seguro, es como nuestro patrimonio“, comparó.

El primer acampe que llevan adelante los trabajadores es en Piñeiro en donde se encuentra la parte de exhibición y el segundo es en las instalaciones ubicadas en Brasil 357 de Gerli, donde los trabajadores ensamblaban las partes que traían de otros países, que antes “era traído de otras industrias nacionales”.

La empresa quiere abaratar los costos. Para ellos no es negocio pagar lo que corresponde a un trabajador que tiene 23 años de antigüedad, que está en máxima categoría y pagar cargas sociales. Para ellos es una carga y lo sacan afuera y contratan trabajo en negro”, advirtió Villalba.

Asimismo, el trabajador sostuvo que “en todo momento se quiso mantener un diálogo” con el dueño de la fábrica pero “ellos se niegan a dialogar” y aseveró: “Pusieron como excusa que nosotros estábamos boicoteando nuestro puesto de trabajo porque teníamos tiempo de descanso que nos correspondía. Nosotros podemos mantener la empresa pero ellos quieren pagar menos por el trabajo que hacemos”.

Desde el Ministerio de Trabajado les dijeron que “ya no pueden mediar” mientras que en la tarde de este miércoles “un juez se acercó con otros oficiales” para desalojarlos pero los trabajadores se negaron a abandonar las instalaciones.

Compartir

Dejar respuesta