“Mi vida cambió desde el momento en que Venezuela dejó de ser libre. Porque este es mi país y yo vivo acá y tengo mi casa, pero tengo allá a mi mamá y a mis hermanas y me duele. Me duele ver a mi gente muriéndose”, afirmó anoche, entre lágrimas, Catherine Fulop, sobre la realidad del país comandado por Nicolás Maduro. Esa nación se encuentra sumergida en una profunda crisis social, política y económica desde hace más de un año: hay cientos de muertos.

“Venezuela en este momento ha sido secuestrada por una banda de delincuentes, que operan con lo peor que hay en el mundo. Yo creo que en el mundo no existe una dictadura como la que existe en Venezuela. El venezolano se va acostumbrando y perdemos el instinto de libertad, eso es terrible que nos pase”, disparó en diálogo con Santiago del Moro en ‘Intratables’ por América TV.

“Están matando a los pobres, es un genocidio lo que hay en Venezuela; nadie que tenga dos dedos de frente puede avalar esto que está pasando en Venezuela, nadie y el que lo haga es un traidor que va a quemarse en la última vaina del infierno”, relató. En su país natal vive su madre, de ochenta años, quién según relató perdió diez kilos en los últimos años por la falta de alimentos que hay.

Compartir

Dejar respuesta