Todos los municipios que integran la provincia de Buenos Aires aplicarán un aumento en el valor del ABL de entre un 30 y 60 por ciento, así como también subirán otras tasas municipales como la de Seguridad e Higiene. Sin distinción de banderas políticas ni zonas más castigadas por la pobreza, el incremento del impuesto por Alumbrado Barrido y Limpieza superará ampliamente la inflación prevista por el Ejecutivo Nacional.

Damián Di Pace, analista económico de Focus Market, explicó en diálogo con Pasión de Multitudes (por AM1300) que “en parte, el déficit está queriendo ser compensado con aumentos muy grandes. El principal recurso de los municipios es el ABL, otros tienen además tasas municipales pero el impacto es muy bajo. En el caso de Morón, el ABL sube alrededor de 50%, en Hurlingham y Berazategui hasta 60% y en Avellaneda 40%”.

Di Pace señaló que, al parecer, la Provincia quiere replicar el modelo que instaló Mauricio Macri en la Ciudad respecto a este impuesto. “La metodología que implementó Macri como gobernador fue que el ABL subiera más que la inflación para llevarlo -así como al impuesto inmobiliario- a un índice más coherente. Después se terminó pasando de mambo”.

Sin embargo, el también periodista resaltó las grandes diferencias entre Buenos Aires provincia y ciudad, como el más de 40 por ciento de pobreza en el primer y segundo cordón del conurbano, y un PBI que ni cerca está de los 33 mil dólares que tiene la Ciudad. Y sentenció: “Ojo que el bolsillo del bonaerense no es el bolsillo del porteño. No se pueden hacer estos grandes aumentos en un contexto en el que sube el transporte, la luz, el gas, el agua, telefonía celular, prepagas. El bolsillo en algún momento no puede soportar este nivel de aumentos encima en un contexto de paritarias con ingresos viejos y gastos de servicios nuevos”.

Compartir

Dejar respuesta