Natalia Salvo, abogada de Pedro Etchebest, el empresario al que Marcelo D’Alessio le pidió una coima a cambio de no ser involucrado por el fiscal Carlos Stornelli en la causa de los cuadernos de la corrupción, confirmó que el colaborador del fiscal le enviaba “continuamente y desde el primer momento capturas de pantalla de las conversaciones que mantenía con Stornelli”.

“Cuando Etchebest empezó a ser extorsionado y nos vino a ver con el problema, le dimos el consejo que daría cualquier abogado: que documentase todo mediante registro fotográfico, de audio y fílmico. Todo comenzó a fines del año pasado, cuando D’Alessio se comunicó con Pedro. Ahora él dice fue mi cliente quien lo contactó a él, pero eso queda absolutamente desmentido por la captura de pantalla del primer mensaje que D’Alessio le envió por Whatsapp”, dijo.

En declaraciones a AM 750, relató que “le comunicó a mi cliente que al tema lo iban a solucionar en Pinamar entre el 7 y 8 de enero. Y eso fue lo que sucedió en el balneario CR, el 8 de enero. Viajaron a Pinamar con la camioneta de D’Alessio. Mi cliente fue muy temprano al barrio privado donde vive D’Alessio y desde allí se trasladaron juntos y en su camioneta, en un viaje que dura aproximadamente 4 horas, y que también quedó grabado en audio”.

“Mi cliente le estrecha la mano al fiscal Carlos Stornelli y D’Alessio le dice ‘viste, le estrechaste la mano, ¿estás tranquilo?’ Pedro, según como lo habíamos aconsejado, le dice ‘no lo puedo creer, la verdad, me bajó la presión’. En el viaje de regreso, D’Alessio refiere un cuaderno de tapa negra donde habría quedado consignado, según él, los 300 mil (dólares) en puño y letra del fiscal Carlos Stornelli”, dijo.

Compartir

Dejar respuesta