Ante cualquier caso de abuso o violación comunicarse a la línea gratuita 144 de violencia contra la mujer.

Una adolescente de 15 años fue abusada durante una fiesta de egresados que se realizó en el boliche Caix, un clásico de la Costanera porteña. Según indica la información, un grupo de cuatro jóvenes se habría propasado con la chica y tuvo que intervenir para asistente de 20 años para rescatarla: se trata de la hermana de una de las alumnas que había convocado al festejo.

“Vi una chica, una nena. No pasaba el metro cincuenta, morocha y flaquita. No podía ni estar parada. Estaba rodeada de chicos, todos la doblaban en altura. Dos la sostenían de los brazos mientras uno la empujaba contra la pared, donde estaba otro chico, éste, desde atrás, le metía la mano adentro del short, mientras que el de adelante la tocaba por adentro de la remera”, relató Juliana en un extenso posteo que subió a Facebook.

“Empujé a tres de los chicos que la sostenían y la agarré de la muñeca. Tiré de ella para poder sacarla de ahí, pero el chico con la mano en su short no tenía muchas ganas de soltarla. Con mi mano en forma de puño junté toda la fuerza que tenía y le pegué en la cara al chico para que la suelte”, expresó la chica que se refirió a la víctima con el nombre ficticio de ‘Violeta’.

De acuerdo al esclarecedor relato aportado, la adolescente se encontraba en estado de ebriedad y las personas que la estaba acompañando, en lugar de ayudarla, la catalogaban de “puta” por estar rodeada de hombres. Lo cierto es que estaba viviendo una situación de abuso que podría haber terminado peor si Juliana no intervenía. “No te pongas mal por lo que paso. Es re puta. Puta. PUTA. RE PUTA”, le decían mientras la sostenía en sus brazos. 

Compartir

Dejar respuesta