A raíz del aumento del precio internacional del combustible y por el causa de la devaluación del peso, Aerolíneas Argentinas perdió durante el año pasado 21.800 millones de pesos. La situación representa un incremento del déficit del 18 por ciento comparado con el 2017.

El estado contable de la empresa va a tratarse el 28 de mayo en una reunión de accionistas de la que participará el Estado a través del Ministerio de Transporte. En 2018, se le entregaron 200 millones de dólares en concepto de subsidios lo que significó un desembolso de más del doble de lo que estaba estipulado a principios del año (90 millones de dólares).

«En estos casos, las conversaciones con el Estado son complejas, porque estamos en un contexto de escasez de recursos y el dinero que se nos destina compite con las obras que se podrían hacer en autobuses, rutas o autopistas. El programa de obras de Transporte tiene que compatibilizar con las mayores necesidades de Aerolíneas, que encima son en dólares contra un presupuesto en pesos», manifestó una fuente a La Nación.

Compartir

Dejar respuesta