El “Índice de Okun” compilado por la Universidad del Salvador, generalmente referido como el “Indice de Miseria”, suma de la tasa de desempleo y la tasa de inflación anualizada.
En el caso argentino, en el segundo trimestre de 2018 el indicador aumentó 11,2 puntos a 49,7, en lo que representa, según el informe, “el mayor salto observado desde el inicio de nuestro relevamiento en 2016”.
Ocurre que tanto el desempleo como la inflación aumentaron respecto del 1er trimestre de 2017. Esta última fue la más gravitante para el Índice de Miseria de Argentina: la inflación mensual anualizada fue de 40,1% superando en 10,7 % a la del trimestre anterior. Y la aceleración inflacionaria de julio y agosto se sostendría en septiembre, por lo sería inevitable un aumento del Índice de Okun  para nuestro país.
El desempleo subió a 9,6%, el mayor nivel desde el pico de 11,2% del 2° trimestre de 2016.
La medición está entre las más altas de América Latina, aunque el Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (IICEE) de la USAL no incluye a Venezuela en su grupo de países seleccionados.
Argentina es seguida en el ranking por Brasil (20,2) y Uruguay (15,8). En tanto, los menores correspondieron a Ecuador (1,7) y Perú (8,9).
Entre los países sudamericanos seleccionados, la mayor inflación acumulada en 2018 hasta el mes de agosto fue también la de Argentina (24,3%), seguida por Uruguay (7,2%). Las menores han sido la de Ecuador (0,1%) y Perú (1,6%).
Compartir

Dejar respuesta