El presidente de la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA), Ariel Aguilar, se refirió este miércoles a la acuciante situación del sector, ya que la caída del consumo, el aumento de las importaciones, la suba de tarifas y a actualidad de las tasas de interés llevó a que cerraran 70 fábricas de cuero en todo el país y se perdieran más de tres mil puestos de trabajo.

En diálogo con De ida y vuelta, por AM 1300 Radio La Salada, el empresario lamentó el incesante aumento de las unidades importadas de productos del sector y aclaró que a los puestos de trabajo perdidos se les suman 7 mil de la industria del calzado, 3 mil de curtiembre, “y si hablamos de textil, ellos hablan de 20 mil empleos directos y 20 mil indirectos, y en metalúrgicos hablan de 30 mil. Por eso la situación es definitivamente grave”, sentenció.

“Es un panorama bastante complicado y no sólo de nuestro sector. Había otros problemas, como una reestructuración tributaria, pero no teníamos un problema de producción, los paros que se daban era por Ganancias. Ahora estamos tratando la emergencia Pyme provincial en San Nicolás; el nuestro es un sector que podía exportar y que exportaba, hoy no estamos competitivos”, señaló.

Además, explicó que “no hay” precauciones que puedan tomarse para sobrellevar la crisis, “porque son medidas estructurales: uno puede tener el optimismo pero cuando no vendés no vendés, no podés sostener nada”. En ese sentido, y en relación a las declaraciones del presidente Mauricio Macri de este miércoles en conferencia de prensa, Aguilar sostuvo que “es lógico que ratifique el proyecto político, porque está llevando un proyecto que a lo mejor no apunta a la producción y al trabajo. No es industrialista, primarizó un modelo financiero por sobre el productivo. No está mal que se le dé prioridad al sector agropecuario, pero está claro que éste no genera la redistribución que sí genera la industria”, cuestionó.

Compartir

Dejar respuesta