El Gobierno nacional autorizó a las prestadoras de medicina prepaga a proceder con un nuevo tarifazo, el quinto en lo que va del año, que comenzará a regir desde el 1º de diciembre y será del 8,5 por ciento. Los 6,2 millones de usuarios que hay en todo el país ya evidenciaron un aumento del 40,8 por ciento en lo que va del 2018.

Desde la Secretaría de Salud justificaron el tarifazo basados en que la Superintendencia de Servicios de Salud evaluó la caracterización del sector de las empresas revisando “el incremento de costos del sector” y “resulta razonable autorizar un aumento general, complementario y acumulativo, de aquel que fuera aprobado el 30 de agosto”.

De acuerdo a los datos del sector, todas las empresas facturarían la suma de 130 mil millones de pesos al culminar el año. Los incrementos que se produjeron fueron del 4 por ciento en febrero; 7,5 por ciento en junio; 7,5 por ciento en agosto; y 8 por ciento en octubre.

Un dato importante a tener en cuenta es que de los 6,2 millones de afiliados, sólo 1,2 millones son adherentes voluntarios ya que el resto viene con los aportes de la Seguridad Social. Este grupo es el que viene cayendo en cantidad por los constantes incrementos debido a que ellos deben cubrir el total de la cuota: en 2003 eran 3 millones.

Compartir

Dejar respuesta