La periodista Barbie Simons se refirió este sábado al emotivo texto que publicó su íntima amiga, Carolina Pampita Ardohain, el último 8 de marzo y que hacía alusión a su hija Blanquita, fallecida en 2012 con sólo 6 años. En diálogo con La Tapa, por AM 1300, Barbie contó que aunque “se la ve a ella tan entera, tan segura, tiene sus momentos de angustia y quiebre como todos. Pero es un aprendizaje constante, escucharla, sentirla, acompañarla porque tiene sus momentos de mucha debilidad, donde hay que contenerla y quienes la queremos estamos cerca. Es admirable, Caro me sorprendió mucho todos estos años. Tiene un grupo de amigas muy fuerte, de toda la vida”, relató.

A post shared by Pampita (@pampitaoficial) on

“Admiro su fuerza, su valentía, su garra esa actitud de ir siempre hacia adelante en la vida, una cosa es lo que se ve para afuera,  la conozco desde 2008, y aprendí mucho de Caro como amiga suya”, agregó en relación a su futura compañera en las mañanas de Telefé, donde conducirán un programa que surgió “en una charla entre amigas”. “El miércoles tenemos la reunión final de producción para el programa. Arrancaríamos la primera o segunda semana de abril, todos lo días de 11 a 12, en vivo”, anticipó.

Por otro lado, la periodista dio detalles de su emocionante encuentro con la presentadora de televisión, productora, actriz, y empresaria Oprah Winfrey, toda una referente en Estados Unidos. Aunque está acostumbrada a entrevistar a las personalidades más importantes del espectáculo internacional, Barbie reveló que sintió “algo muy particular” por su admiración por ella. “A pesar de que estaba también Reese Whiterspoon toda mi atención estaba centrada hacia ella. Me vino el recuerdo de tener 15 años en Miami con mi viejo viendo ese programa. Desde la cuestión anímica personal me pegó muy fuerte ese recuerdo”.

En ese sentido, también recordó especialmente a Leonardo Simons, el recordado conductor. “Es muy fuerte lo que me genera mi trabajo, cada una de las notas es una lucha, son difíciles de que te aprueben, te investigan todo. Son de mucha adrenalina, y siempre tengo ciertos nervios que manejo, que siempre digo que cuando los pierda voy a perder el amor que tengo por la profesión. Y siempre antes de entrar le hablo a mi papá, le pido, le rezo que me acompañe. Siento que la mayoría de las cosas que hago es para que se sienta orgulloso”, expresó.

 

Compartir

Dejar respuesta