Boca Juniors planteó esta anoche su “disconformidad” con el fallo emitido por la Unidad Disciplinaria de CONMEBOL en relación a la reprogramación del superclásico con River por la segunda final de la Copa Libertadores de América y anunció que interpondrá “recursos” a la Cámara de Apelaciones del organismo. Si el reclamo no prospera, el partido va a jugarse el domingo 9 de diciembre a las 16:30 en el estadio del Real Madrid, en España.

“El club insiste en que, habiendo quedado acreditado con pruebas concluyentes el brutal ataque al micro del plantel sufrido en las inmediaciones y hasta el portón de ingreso del estadio Monumental, no cabe otra sanción que la solicitada en nuestras presentaciones. El principal objetivo de Boca sigue siendo que se cumpla debidamente con el reglamento de Conmebol, conocido por todos los clubes que disputan la Copa Libertadores de América”, continuó.

“En especial, en los términos del Art. 8, incisos 1 y 2; Art. 13.2 incisos b), e) y f); y Art. 18 inciso I) del Reglamento Disciplinario de Conmebol, considerando la gravedad de las conductas y el carácter de reincidente del club organizador del evento”, amplió el comunicado.

“Alejandro Dominguez es hijo del presidente del Olimpia campeón de América en el 79 y 90. La característica que tenia era la del manejo de la CONMEBOL: la escuela de Alejandro es la de su padre que arregló la final del 90 a favor de su equipo”, definió José María Quevedo, periodista de NOVA Paraguay, develando el histórico entramado corrupto que rodea a ese organismo deportivo. “El entramado excede a la botella que le pegó a Pablo Pérez o al chofer del micro”, dijo en ‘De Oda y Vuelta’.

Compartir

Dejar respuesta