“No quiero ocuparme de mí, sino de los compañeros y compañeras que están detenidos con prisión preventiva. Los que son perseguidos. Es un sistema que está dando vuelta la presunción de inocencia y tiene que ver más con el escarnio que con la justicia”, afirmó anoche Amado Boudou, al momento de recuperar la libertad anoche, luego de que lo determine la Sala I de la Cámara Federal de la Ciudad de Buenos Aires en el marco de la causa que lo investiga por los viáticos trucos que recibió mientras era ministro de Economía del kirchnerismo.

“Acá no importa quién es el responsable. Tampoco importan los 70 días. Importa lo que está en juego en el país. Es muy duro perder la libertad y es muy duro para todos los familiares. Son condiciones muy duras. Y nosotros estuvimos en un penal de máxima seguridad sin ningún privilegio.No nos trataron con simpatía, obviamente. Pero siempre fue un trato respetuoso”, relató ante los medios presentes en la puerta de la dependencia de la Policía Federal Argentina ubicada en el cruce de avenida General Paz y Madariaga, en el barrio porteño de Villa Lugano.

Los jueces Eduardo Farah y Leopoldo Bruglia coincidieron en que el futuro padre debía esperar en libertad la definición del proceso por peculado que hay en su contra. La clave está en que se trata de una causa un tanto menor en donde no hay posibilidades que el imputado declare insolvencia fraudulenta, como si puede ocurrir en una investigación de patrimonio. “No quiero dejar este momento sin mandarle un enorme abrazo a todos los compañeros que se acercaron a manifestar su apoyo”, manifestó. 

El ex vicepresidente había conseguido el jueves un fallo favorable en otra causa que tenía por enriquecimiento ilícito. De esta forma, se estima que en las próximas horas abandonará el penal en donde se encontraba alojado. La decisión se centró en una serie de ítems como la falta de fundamento en la medida cautelar; carencia de argumentos en la acusación por asociación ilícita y lavado; inexistencia de elementos de prueba para detenerlo y posible arbitrariedad y falta de resolución de la situación procesal y argumentos para la detención.

Compartir

Dejar respuesta