Organizaciones populares se concentraron desde esta mañana en el Obelisco para realizar diferentes reclamos, que van desde “obras públicas que generen trabajo” hasta “aumento inmediato de jubilaciones”, pasando por el rechazo al incremento de las tarifas y a las negociaciones iniciadas por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Al caos hay que sumarle un bloqueo sorpresivo de la Autopista 25 de Mayo, mano al oeste, realizado por el Partido Obrero.

La denominada “jornada unitaria de lucha” prevé el acampe ante varios ministerios con el propósito de reclamar obras públicas que generen trabajo en distintos puntos del país para “los sectores más humildes de la comunidad”. Mientras tanto, alrededor de las 18, todos los piqueteros confluirían en la Plaza de Mayo para realizar un acampe masivo coincidiendo con el horario en el que el grueso de la ciudadanía termina su jornada laboral y regresa a su hogar.

Los cortes se multiplicaron en distintos sectores del centro porteño

El Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados empezó su actividad a las 11:30 en el marco de una marcha nacional del PAMI y el Anses para pedir “el aumento inmediato de jubilaciones y pensiones, la derogación de la ley previsional, la entrega gratuita de medicamentos a jubilados y el aumento del presupuesto del Pami”, entre otros reclamos.

A las 17, los movimientos sociales que llevan adelante hoy la “jornada unitaria de lucha” confluirán en Plaza de Mayo, frente al Ministerio de Economía, donde repudiarán el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Dina Sánchez, vocera del FPDS, sostuvo: “La situación que estamos viviendo no da para más. Hay millones de personas viviendo bajo la pobreza y con cada devaluación los ricos se vuelven más ricos y los pobres más pobres. Frente a esto salimos a la calle para rechazar el acuerdo con el FMI y exigir una respuesta a la emergencia social”.

El centro se convirtió en un caos por la concentración de los manifestantes

“Es necesario que el Gobierno frene el ajuste y no avance con las viejas recetas del FMI”, indicó por su parte la dirigente de el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Marianela Navarro, a través de un comunicado. Las organizaciones reclaman viviendas, educación y trabajo, y se oponen al aumento de las tarifas en los servicios públicos, así como también a un acuerdo con el FMI porque “implica la profundización del ajuste y el acrecentamiento de la crisis”, según consignó el escrito.

Para la dirigente social, “es tiempo de que el Gobierno dé respuesta a las demandas populares”, en tanto se pronunció en favor de un “congelamiento de precios” en los principales productos de la canasta familiar. En este marco, planteó la necesidad de avanzar en “un paro general activo” contra la política económica social del oficialismo y propuso la consigna que a “fábrica cerrada, fábrica tomada” por los trabajadores.

Compartir

Dejar respuesta