Unas ochenta familias quedaron en la calle luego del cierre de ‘Los Maizales’, el clásico tenedor libre de Caballito que antes se llamaba Marini y que tenía veinte años de antigüedad. El local amaneció este viernes cerrado, para sorpresa de los empleados que hasta anoche estuvieron desempeñando sus tareas: no cobraron ni los proveedores de mercadería.

Los que se presentaron fueron dos de los dueños y el subgerente acompañados por efectivos de seguridad de una empresa privada. Una de las tantas damnificadas advirtió en declaraciones a Minuto Uno que «los proveedores llegaban a cobrar mercadería y se encontraban con lo mismo« que ellos.

De acuerdo a lo que comentó, dos de los siete años que trabajó en el local de comidas fueron en negro le ofrecieron 30 mil pesos de indemnización cuando un sueldo por año trabajado ronda los 120 mil pesos y ella estaba cobrando cerca de 17 mil pesos.

«No te puedo ofrecer más, iniciá las acciones (judiciales) que quieras», le dijo el propietario de Los Maizales que no presentó la quiebra. Ella junto a otros cinco empleados no aceptaron la propuesta por lo que irán a juicio. Ninguno de los ochenta fue avisado a través de un telegrama. Algunos están desde los comienzos.

Compartir

Dejar respuesta