Los conductores de la empresa Nuevo Ideal S.A, dueña de la línea 620 en la que ayer a la tarde murió el chofer Leandro Alcaraz, llegaron este mediodía a la sede de la Municipalidad de La Matanza para exigirle a Verónica Magario más seguridad. En el lugar también se hicieron presentes familiares de la víctima de este trágico hecho y colegas de otras empresas de la zona que desde la medianoche paralizaron sus actividades.

“Nosotros pedimos que no ocurran más estos hechos, que nos brinden la seguridad que nos corresponde. Hasta el momento, no tenemos soluciones. Las cámaras de seguridad nunca llegaron. Ahora, solo vamos a hacer las denuncias correspondientes”, expresó a Radio Universidad Leonardo Albornoz, delegado de la 620, el servicio que une Lomas del Mirador con Virrey del Pino.

Más allá de la medida de fuerza, hubo cortes en la Ruta Nacional Nº 3 y sobre la avenida General Paz hasta que alrededor de las 12, el grupo de manifestantes se trasladó al centro de San Justo donde los referentes sindicales esperan ser recibidos por la intendenta Verónica Magario o un funcionario de alto rango.

“Se monta un operativo de seguridad, pero que dura pocos días. Nos dicen que van a poner seguridad y después parece que se olvidan porque a la semana sacan a la policía. Se están burlando de nosotros. Así no podemos trabajar más. Tuvimos reuniones en la departamental y operativos, pero esto sigue. Solo hay policías en los lugares donde nosotros habíamos denunciado”, explicó.

Compartir

Dejar respuesta