El Índice de Precios en Origen y Destino de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) correspondiente a diciembre muestra que los consumidores han abonado hasta un 525 por ciento más que el productor por un artículo en góndola. Una vez más se confirma el desbarajuste que se produce en la cadena de comercialización donde los intermediarios hacen su negocio.

Desde la entidad explicaron que la “brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que cobró el productor se mantuvo sin cambios en diciembre frente a noviembre pasado y que “si bien el valor promedio se mantuvo estable, se movieron las brechas de varios productos como la manzana roja que casi duplicó su brecha al subir de 8,1 veces en noviembre a 16 veces en diciembre último”.

La misma situación evidenciaron “la manzana, donde el valor se multiplicó por 16 veces desde que salió del campo, la naranja 11,9 veces, la pera 7,6 y la mandarina, el limón y el arroz, en torno a las 6,1 veces cada uno de los tres. En CAME dicen “que las grandes cadenas de supermercados abusan de su posición dominante, pero hay otros factores como la estacionalidad o los costos de almacenamiento y transporte”.

Compartir

Dejar respuesta