La Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) informó este jueves que el partido de ida de la final de la Copa Libertadores de América se jugará el sábado 10 de noviembre y el de vuelta, el sábado 24 de noviembre. Ambos encuentros se desarrollarán a las 16. Por ahora, desde ese organismo dejan en paréntesis la participación de River que será definida por un tribunal interno.

El ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, ya había descartado más temprano la posibilidad de que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca se juegue entre el 28 de noviembre y el 2 de diciembre por la realización de la Cumbre de Presidentes del G-20 que tendrá lugar en Costa Salguero.

“En la Conmebol deben definir primero la impugnación que le hizo Gremio a River, por el partido que se jugó en Brasil, y luego de eso las autoridades solicitarán algunas de las fechas posibles, con la particularidad del desarrollo del G20 que hace que del 28 al 2 esas fechas estén bloqueadas”, explicó.

Además, en diálogo con Radio Rivadavia, descartó que en ambos encuentros haya público visitantes ya que “las condiciones del fútbol argentino no variaron para que esto suceda. Todavía tenemos mucho por avanzar; hicimos muchos cambios pero todavía falta. No vamos a arriesgar a ningún vecino de la Ciudad”.

Compartir

Dejar respuesta