Daniel Guevara, padre de Gabriel y Pablo Guevara, los dos detenidos por el femicidio de Marcela Alejandra Coronel, afirmó en las últimas horas que el segundo de ellos fue quien asesinó a la enfermera del Hospital Italiano de Buenos Aires. “Yo entregué a mi hijo Pablo; estoy seguro de que él la mató”, afirmó ante los medios presentes en los tribunales de Lomas de Zamora.

“Mis hijos no tienen dignidad. Marcela era un amor”, afirmó el hombre justo en el día en el que los apresados se presentarán a declarar ante Marcela Juan, titular de la Fiscalía Nº 16 de ese distrito del sur del conurbano bonaerense. Ambos quedaron en esa situación luego de una investigación en donde se constató a través de cámaras de seguridad que el hermano del esposo de la víctima fue quien abandonó a su sobrina en Burzaco. Además hay testimonios en su contra.

Todo comenzó cuando la menor fue allanada en esa localidad del partido de Almirante Brown: la niña de un año y medio fue trasladada a la Comisaría de la Familia local, lugar a que asistió Gabriel Guevara (24), su padre. Según afirmó, él se fue a trabajar, dejó a la pequeña en su casa al cuidado de la madre que entraba a las 14 a cumplir funciones en el nosocomio y se enteró por redes sociales que su hija estaba en la vía pública perdida.

Imagen relacionada

Por eso se comunicó con su hermana, que solía cuidarla por las tardes, quien le dijo que a las 9:30 recibió un mensaje de Coronel pidiendo que se acerque a su domicilio porque se iba a la casa de su madre. La policía evidenció cierta rareza en el relato por lo que pidieron la intervención de la Fiscalía N° 2 de Lomas de Zamora: ordenaron una inspección al domicilio y encontraron el cadáver de la mujer envuelto en una frazada.

“Es normal que sospechen de mí porque soy el marido y el único que tiene las llaves de la casa. Por lo que se ve, se fue a comprar. Para mi fue una entradera al boleo cuando volvía. En la casa revolearon todo y falta plata. Tenían las cosas acomodadas como para llevarselas”, afirmó en diálogo con la prensa Guevara el 29 de junio, día posterior al crimen.

Compartir

Dejar respuesta