Cristina Fernández viajó esta madrugada a Cuba para acompañar a su hija que se encuentra hace dos semanas en la isla con problemas de salud. A pesar de no ser necesario ya que no tiene un impedimento para salir del país, la ex mandataria le envió una carta ayer al juez Claudio Bonadío informando sobre este moviemiento que iba a realizar.

«Mi hija, Florencia, producto de la persecución feroz a la que fue sometida, empezó a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud», afirmó cristina en un video de cinco minutos que su equipo de comunicación subió a las redes sociales esta mañana.

«Es muy terrible para una joven, que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre, sí, el 27 de octubre de 2010», apuntó. «La persecución que han hecho sobre ella, y que la ha devastado, es porque es la hija de Néstor y Cristina Kirchner», agregó.

Sobre el estado de salud de Florencia, Cristina dijo que «no puede permanecer sentada ni de pie por períodos prolongados de tiempo». «Les pido a los que nos odian, o que nos ven como enemigos, que por favor se metan conmigo, pero no con ella, no más con ella por favor», completó.

Compartir

Dejar respuesta