Aceptar el divorcio no es fácil, se trata de un proceso que en algunos casos demora años y al que hay que sumarle la fase siguiente: el duelo. Andrea Efron, especialista en temas de familia, destacó que cada caso es diferente. «Debería durar generalmente un año. Si es más, es importante hacer terapia e involucrarse en los problemas que preocupan», recomendó.

«Todo empieza desde la crisis, el momento en el que uno decide separarse: yo acompaño porque todo el tiempo hay que estar tomando decisiones. Llevarse bien y ponerse en el lugar del otro hace bien. Peor es vivir al lado de alguien que no amás y cargar con una mochila llena de conflictos», agregó en ‘Cosas de Minas’ por AM 1300.

En esa línea, destacó que si los adultos en cuestión «entienden que están en una nueva etapa, van a aprender a comunicarse de una forma diferente para estar de acuerdo en lo básico» y beneficiar el vínculo que mantienen con sus hijos al no producirse los famosos choques o disputas.

En tanto, es importante que en el proceso de separación el niño este acompañado por los adultos. «Siempre la figura materna y paterna es importante para los hijos. La influencia de la nueva pareja influye en la calidad de vida cotidiana. El tema de contarlo siempre va a estar en manos de los adultos, empezando a decirlo de a poco», comentó.

«Siempre es importante tener organizado y resuelto el conflicto de la pareja anterior porque sino se empiezan arrastrar problemas que van a perjudicar esta etapa. Hay que explicarle a los chicos que se terminó el amor y que ellos tienen que ser felices», añadió.

Compartir

Dejar respuesta