Un escándalo se vivió en el estadio cubierto de Newell’s Old Boys, cuando la asamblea general ordinaria para aprobar la memoria y balance de la institución debió suspenderse por golpes, corridas, sillas volando y cataratas de insultos. A la alarmante situación se sumó la presencia de la barrabrava en las inmediaciones del parque Independencia, “tocando canciones amenazantes” para los dirigentes opositores, según informó Daniel Giraudo, vocero no alineado con el oficialismo.

En diálogo con El Deportivo, por AM 1300 Radio La Salada, el referente de la oposición contó que “la asamblea era para la supuesta aprobación de memoria y balance, pero no venía ni siquiera aprobado por el auditor contratado por el club. El órgano de control del club no aprobaba el balance porque establecieron que no tenían la documentación en mano para aprobar el balance”.

“Fuimos agredidos por sectores de la Comisión Directiva, yo fui golpeado por un sillazo en la cabeza. El secretario de la Asamblea -lo tenemos grabado- estableció que quedaba suspendida la asamblea, pero cuando nos fuimos con custodia policial, la asamblea siguió y se aprobó el balance. Así que esta mañana nos presentamos en Tribunales, comprobamos las lesiones que teníamos nosotros, e hicimos la denuncia contra algunos dirigentes que nos sindicaron como responsables cuando ni siquiera la asamblea se había abierto”, agregó.

Giraudo aseguró que “todo se estaba previendo, cuando llegamos un grupo de muchachos con bombos tocaban canciones amenazantes para quienes no iban a aprobar el balance. Ahora lo más importante es que los jóvenes del club medianamente están bien, y nosotros tratando de seguir para que el club siga por los cánones normales”.

“El balance de por sí es insólito, porque la deuda volvió a crecer 40 millones con un club ya judicializado, el pasivo total creció 86 millones; todo esto en pesos, porque los activos que crecieron, crecieron como consecuencia de la revalorización de las propiedades”, denunció. “La realidad es que Newell’s dispone con suerte de 40 centavos por cada peso que debe vendiendo todos los jugadores que tiene, y haciéndose con todos los activos. Evidentemente no han querido que veamos la documentación que respalda esto”, apuntó.

En su duro testimonio, Giraudo remarcó: “Cómo va a seguir esto me preocupa pero menos, lo primero que hay que valorar es la vida, no puedo pretender que corra riesgo la vida de los jóvenes que trabajan con nosotros. Si el poder político avala a los violentos, es muy difícil cambiar esta situación. Vi presencia de violentos que son socios, y de barras fuera de la Asamblea”, cuestionó.

“Ayer Newell´s retrocedió 10 años en su vida institucional, volvimos a las peores épocas de Eduardo López, y la sociedad rosarina retrocedió 41 años a las épocas de la dictadura, ayer no se llevaban a los que pensaban distinto, simplemente los golpeaban. Quiero mucho a Newell’s pero la vida de las personas está por encima de todos”, se lamentó.

Compartir

Dejar respuesta