Los datos del estudio de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) de enero muestran que la brecha de precios entre lo que recibe el consumidor y lo que paga en el supermercado el consumidor final se multiplicó 5,53 veces en promedio.

De acuerdo a los números del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que se conoció en las últimas horas, frutas y verduras fueron las que encabezaron la lista de este fenómeno. Uno de los ejemplos lo marca la manzana roja, cuyo valor se multiplicó 15,42 veces entre el productor y el cliente.

Otro caso es el de la naranja, que hizo lo propio 10,89 veces; la calabaza con un incremento de entre 4 y 6 veces si se lo compara con diciembre; el pimiento rojo (4,6 a 6,5), la acelga (2,8 a 3,8), la berenjena (3,6 a 4,8), la frutilla (4,3 a 5,6) y el limón (6,1 a 7,3).

Compartir

Dejar respuesta