Un grupo de docentes montó vigilancia en la sede del Consejo Escolar de Moreno luego de que desconocidos ingresaran el sábado por la noche y se llevaran documentación importante para la investigación de la explosión en la que murieron una vicedirectora y un portero, tal como quedó registrado en cámaras de seguridad del municipio.

Según publica Crónica, ingresaron a la sede de la Avenida Victorica 60 que aún no fue allanada por la Justicia, y se llevaron cajas durante la noche. Según informaron, se va a realizar una denuncia y vecinos van a declarar que efectivamente vieron a Marcela Riela, Secretaría de Nasif y ex directora del Molina Campos, extraer cajas con documentos del edificio del Consejo Escolar.

En medio del dolor y la bronca por lo que pudo haber sido una “tragedia evitable”, cada vez más pruebas apuntan a la responsabilidad del gobierno de la Provincia, quien mantenía intervenido al Consejo Escolar de Moreno, el órgano encargado de controlar «el mantenimiento edilicio” para “garantizar el normal funcionamiento del servicio educativo”.

Según consta en un documento firmado entre el propio Consejo y la escuela, estaba a cargo de asegurar «el funcionamiento de las instalaciones de los servicios, las condiciones de seguridad, estabilidad y habitabilidad». Además, el portal Infocielo publicó un informe en el que consta que el reclamo por la pérdida de gas en la escuela ya había sido registrado en junio de este año por las autoridades del Consejo.

En una hoja de Excel, se puede advertir que se habían “dado de baja 13 equipos que tenían pérdida de gas”, mientras se habían “anulado otros”. Sin embargo, dos meses después, esa misma pérdida generó el accidente fatal que se cobró la vida de Sandra Calamano –vicedirectora del establecimiento- y Rubén Rodríguez –auxiliar-.

¿Por qué entonces los funcionarios del área a cargo de Sebastián Nassif –el interventor que puso el gobierno en el Consejo- manifestó haber actuado ante el problema, pero en realidad no se había resuelto nada?

Más aún, una carta fechada el 7 de junio del corriente año, el Consejo sugería a los directivos de la escuela, cómo proceder ante la continuidad de la pérdida de gas.

En evidencia, el problema no fue resuelto a tiempo y ahora no se sabe si las autoridades responsables actuaron realmente o sólo tomaron nota del reclamo.

Para mayor preocupación por parte de quienes piden justicia por los miembros de la Escuela 49 que fallecieron a raíz de la explosión del pasado jueves 2 de agosto, las imágenes de cámaras de seguridad advirtieron que miembros del Consejo Escolar de Moreno retiraban “cajas” con posible documentación del interior del edificio.

«Se va a realizar una denuncia y vecinos van a declarar que efectivamente vieron aMarcela Riela, Secretaría de Nasif y ex directora del Molina Campos, extraer cajas con documentos del edificio del Consejo Escolar”, le confesó a este medio un directivo de una escuela de esa localidad.

Frente a esto, el “silencio” al que se retiró la gobernadora Vidal y las declaraciones poco claras del ministro de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, no pueden contener ni cambiar la opinión de la gente sobre el hecho.

Fuente: Crónica e Infocielo

Compartir

Dejar respuesta