Foto: El Comercio

Dos turistas argentinos fueron detenidos en Perú por dormir en el santuario incaico Machu Picchu, algo totalmente prohibido, en tanto fueron denunciados denunciados ante la Policía y la Embajada y no podrán regresar a la ciudadela al menos por un año.

“No es que la seguridad no los haya visto tras la última ronda de vigilancia, tampoco que los haya dejado quedarse ahí. Ellos ingresaron a las tres de la madrugada y no se les ocurrió mejor idea que quedarse a dormir”, informó el encargado de la Oficina de Atención al Visitante y Servicios Turísticos del complejo arqueológico, Miguel Zamora, al diario peruano Correo.

Los jóvenes, identificados como Santiago Bertoni (22) y Matías Pistone Franco (21), habrían ingresado por el puente Ruinas y fueron encontrados alrededor de las 6.30. Los guías turísticos de la zona, que recién iniciaban sus tareas, fueron quienes descubrieron y fotografiaron a los infractores, y dieron aviso a las autoridades.

Si bien Bertoni y Pistone Franco tenían sus tickets de acceso y no dañaron el lugar, violaron la ley peruana que sanciona con prisión de entre tres y ocho años y con 180 a un año de multas al que destruye, altera, extrae del país o comercializa bienes del patrimonio cultural prehispánico o no los retorna de conformidad con la autorización que le fue concedida.

Para evitar los daños provocados por el turismo masivo, en 2017 se intensificaron los controles en Machu Picchu y desde julio solo se puede acceder con un guía turístico especializado que controla que todo el grupo salga del predio una vez finalizada la excursión.

Compartir

Dejar respuesta