El 12 de octubre, fecha que tradicionalmente se conmemoraba como “Día de la Raza”, se enmarcó en un nuevo paradigma y desde el año 2010 se promueve a la jornada como un día de reflexión histórica y diálogo intercultural respecto a los derechos de los pueblos originarios.

El año del Bicentenario de Mayo, el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un proyecto de ley para modificar el nombre de “Día de la Raza” por “Día de la Diversidad Cultural Americana”. A partir de allí, se buscó promover desde distintos organismos una reflexión permanente acerca de la historia y encaminar hacia el diálogo para una diversidad cultural, como también allí están en pie la promoción de los Derechos Humanos de nuestros pueblos originarios, como lo marca la Constitución Nacional en su articulado sobre la igualdad de las personas, dándole la garantía del respeto a la identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural.

La fecha se resignificó para recordar, celebrar y trabajar para el bienestar de todas las culturas. Se trata de una día que habilita actualmente profundas reflexiones y debates, como también expresa las reivindicaciones de los pueblos originarios del continente americano.

Hasta ese momento, el 12 de octubre se conmemoraba el Día de la Raza. En todos los países hispanoamericanos se recuerda en esa fecha, la llegada al continente americano de la expedición liderada por Cristóbal Colón.

El uso del término “raza” fue descartado por razones científicas, políticas y culturales. El concepto se acuñó en el siglo XVIII. La discriminación racial residía en asociar determinadas características físicas a determinadas características culturales.

Compartir

Dejar respuesta