Dos de cada 100 argentinos mayores de 40 años conviven con secuelas de un accidente cerebrovascular (ACV), según los resultados del primer estudio latinoamericano que evaluará durante seis años la prevalencia y mortalidad de esa enfermedad en el país y que fueron presentados este jueves por el Instituto Fleni.

El “Estudio epidemiológico poblacional sobre accidentes cerebrovasculares”, a cargo de Sebastián Ameriso, jefe del Centro Integral de Neurología Vascular del Fleni, se inició en 2015 con el fin de “ampliar el conocimiento sobre esa patología y mejorar procesos de prevención y políticas de salud“, precisaron desde ese centro neurológico con motivo del Día Mundial del ACV, que se conmemora cada 29 de octubre.

La investigación, que contó con la colaboración de nueve especialistas en neurología vascular del Fleni, el referente en Neuroepidemiología de la Sociedad Neurológica Argentina, Mario Melcon, y médicos del Hospital de General Villegas, fue realizado en esa localidad bonaerense “dada la similitud de su población con la población argentina en general, según datos del censo de 2010”, detallaron en un comunicado.

El registro de la prevalencia de ACV, es decir, la cantidad de pacientes vivos con antecedente de ACV en un momento determinado, se planteó en dos etapas: entre los 18.275 habitantes de la ciudad de General Villegas se realizaron más de 2.000 encuestas domiciliarias aleatorias para encontrar pacientes con posibles ACV.

Posteriormente, se citó en el hospital a casi 300 personas con sospecha de ACV para su evaluación personal por los profesionales de Fleni, quienes confirmaron los casos e infirieron que más de 340.000 argentinos (aproximadamente el 2% de los mayores de 40 años) conviven con secuelas de la enfermedad.

Compartir

Dejar respuesta