De acuerdo al último relevamiento de los 25 principales alimentos agropecuarios que se sirven en las mesas de los argentinos la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) reveló que durante abril los consumidores pagaron un 3,9 por ciento más en góndola de lo que cobró el productor por ese mismo artículo en comparación al mes anterior.

Lo cierto es que del total de productos relevados, en 14 subieron las brechas y en 11 bajaron: el problema evidenciado es que los aumentos fueron más importantes que las disminuciones lo que terminó con Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) elaborado por el área de Economías Regionales de CAME.

Los que se utilizan son precios online de las cadenas de supermercados de todo el país a los que se le agregan más de 700 precios de verdulerías y mercados para cada producto, y precios de origen de las principales zonas productoras que releva un equipo de 35 encuestadores.

El panorama complicado que vive el primer eslabón de la cadena de comercialización: La participación del productor en el precio final se redujo 3,6 por ciento, a 22 por ciento promedio, después de dos meses consecutivos de recomposición.

Compartir

Dejar respuesta