¿El famoso Gigoló es un psicópata?

Salieron a la luz nuevos escándalos de Javier Bazterrica ocurridos el fin de semana en Villa Gesell

951
BUENOS AIRES.─ En las últimas horas se conoció un nuevo escándalo protagonizado por el Gigoló, Javier Bazterriza. Cristian Moccia, un joven cuya tía fue víctima de las estafas y manejos,  le pegó en un boliche de Villa Gesell por haberla estafado en el 2012. El joven estuvo en un programa de la televisión donde comentó con detalles lo ocurrido durante el tiempo de estafa y en el local bailable.
«La conquistó por las redes sociales, le dijo que era jugador de polo. El cuento fue que quería poner un gimnasio y le sacó 20 mil pesos y después cosas de valor que iban a quedar de herencia, cosas de oro, relojes. Los primeros meses todo color de rosa, la trataba de manera dulce y después compartíamos eventos familiares. En un evento se autorobó un celular y después culpó a un familiar y mi tía le tuvo que dar la plata», comentó el joven.
Al ser consultado por los periodistas aseguró que siempre escondía las cosas dentro de su vestimenta. «Mi viejo lo empezó a investigar y lo terminó echando de la casa de mi tía. Él dice que no me conoce,  después que mi viejo lo echó salió como una rata y no volvimos a saber nada más de él hasta lo de Flavio Mendoza», comentó y agregó: «Mi viejo averiguó, vivía una pensión, nunca tuvo trabajo en blanco y el único curro que tenía era de bartender. Hasta la plata de la alcancía de mis primitos se robó».
En ese mismo sentido contó cómo era la estrategia que mantuvo con su familia. «Se manejaba con un bolsito que ahí adentro siempre dos pantalones, dos remeras, usaba los calzoncillos de mi primo. El viejo trabajaba de seguridad en una facultad que después falleció, después nos enteramos que la madre vivía en España», dijo y comentó como fue el encuentro en la Costa Atlántica: «Yo estaba de vacaciones en Villa Gesell, estaba en el vip con una chica rubia, estaba entonado. Tipo seis de la mañana encaro para el vip, lo esperé en la mesa de él, salió del baño y le empiezo a decir de todo».
Finalmente tomó la palabra Analía, la damnificada. «Siempre hace que habla con alguien por teléfono. No sé cómo me envolvió. Seguí la relación por bronca. Te hackea las cuentas, vi las billeteras de mis hijos vacías, el es psicópata también, pero sabe lo que hace», afirmó y añadió: «Nosotros somos un montón de víctimas, a mí me da vergüenza que la gente le dé fama a un delincuente. Detrás mío vino lo de Rosario y muchas mujeres más». (Redacción AM1300)
Compartir

Dejar respuesta