El domicilio de Marcelo D’Alessio, imputado por ser el operador del fiscal Carlos Stornelli, fue allanado en las últimas horas por el pedido de 300 mil dólares a un empresario para aliviar la acusación que pesaba en su contra en el marco de la causa de los cuadernos.

Alejo Ramos Padilla, juez de Dolores, imputó a Stornelli por haber participado de una reunión junto con su colaborador y el denunciante, el empresario Pedro Etchebest, en el balneareo CR de la ciudad de Pinamar: la causa tiene filmaciones y escuchas que comprueban el vínculo entre ambas partes.

La persona en cuestión es Juan Manuel Campillo, que lo había marcado como recaudador de la Oncca, la Oficina Nacional de Control Agropecuario, organismo en el cual Campillo fue titular. D’Alessio conoció a este sujeto en 2017 por lo que los vínculos existieron durante este Gobierno.

Todas las conversaciones de whatsapp están documentadas. En una de ellas, D’Alessio alardea a Etchebest estar «de pedo en el lugar indicado», haciendo referencia a que iba a arreglar el asunto. «Lo de Pedro, yo me encargo personalmente de avanzar con ese sujeto», dice un chat entre D’Alessio y Stornelli. «Tengo el ok. Y a pensar en positivo», le dice el intermediario al empresario.

Compartir

Dejar respuesta