El endoscopista Diego Bialolienker y la anestesista Nélida Inés Puente, acusados por la muerte de Débora Pérez Volpin, debarán comparecer ante la justicia desde el 10 de junio cuando comience el juicio por el procedimiento que se le proacticó a la periodista en el sanatorio La Trinidad de Palermo el 6 de febrero del año pasado.

Ambos están acusados de “homicidio culposo en grado de coautores” y enfrentan “penas de uno a cinco años de prisión más una pena accesoria de cinco a diez años de inhabilitación para ejercer la actividad médica”. El endoscopista propuso realizar tareas comunitarias, algo que no fue aceptado por la Justicia.

Los abogados de la familia de la legisladora por EVOLUCIÓN informaron a Télam que se realizará mañana una audiencia en la Cámara de Casación Penal. La autopsia determinó que sufrió “una perforación instrumental del esófago torácico, que luego le produjo un paro cardiorrespiratorio”.

Compartir

Dejar respuesta