Las autoridades francesas abrieron una investigación tras la desaparición del presidente de Interpol, el chino Hongwei Meng, del que su familia no tiene noticias desde que el pasado día sábado 29 de septiembre viajó a su país natal desde Lyon (este de Francia), donde la organización policial internacional tiene su sede, informaron medios locales.

Según la radio «Europe 1», fue la esposa de Hongwei, que sigue en Lyon con sus hijos, quien informó de su desaparición a la policía francesa. Hongwei, quien se convirtió en 2016 en el primer chino en dirigir la Organización Internacional de Policía Criminal. Antes de ser elegido a la presidencia de Interpol para un mandato de cuatro años, Meng, que era un peso pesado del Partido Comunista chino, se desempeñaba como viceministro de Seguridad pública en su país.

Su nombramiento creó gran malestar entre las organizaciones defensoras de los derechos humanos, que consideran que Pekín se sirve de Interpol para perseguir a opositores al régimen.

Fuente: TN
Compartir

Dejar respuesta