De acuerdo al último informe monetario mensual del Banco Central de la República Argentina (BCRA) la financiación de las compras con tarjetas de crédito se desmoronaron un 12,7 por ciento durante el año pasado y la demanda de préstamos personales cayó un 18 por ciento.

«Esto ocurre en un contexto de caída de las ventas en centros de compra que, de acuerdo al último dato disponible, en octubre presentaron una disminución interanual del 18,7 por ciento», explicaron desde la entidad en un comunicado. El panorama desalentador tiene principal epicentro en el segundo semestre del 2018.

Es que el aumento desmesurado de las tasas de interés que puso en marcha el Central para controlar la escalada del dólar provocó que en ciertos momentos la posibilidad de financiarse en cuotas signifique pagar un 120 por ciento más del valor original. Igualmente, el Costo Financiero Total (CFT) se encuentra por estos días en valores similares.

Compartir

Dejar respuesta