En la previa del lanzamiento oficial del acuerdo entre el Gobierno y los empresarios para “congelar” precios, en las góndolas ya se empezaron a notar alzas que llegan hasta el diez por ciento. Alimentos, bebidas y artículos de consumo masivo son los que mayores subas han registrado.

De esta forma, se aplicó una especie de colchón que va a servir para aplacar el tiempo que un determinado producto va a salir lo mismo en la góndola mientras la inflación no para de aumentar. El agravante de esta situación es la posibilidad de que entre las medidas no haya ningún plan de congelamiento.

Por ejemplo, Molinos ha aumentado sus valores para supermercados y mayoristas entre un 5 y un 9 por ciento; la productora de arroz Carogran, un 12 por ciento; La Paulina entre el 5 y el 6 por ciento. También se dan casos como los de Acindar, que aumentó un 9 por ciento los precios de productos como cartón, envases especiales y vidrio.

Compartir

Dejar respuesta