Un joven argentino que había desaparecido hace más de 15 años en Argentina, fue encontrado en Lima, Perú, en estado de abandono, mal de salud y sin recordar casi nada sobre su familia ni sobre qué le pasó. El hallazgo ocurrió en el barrio de San Borja de la capital incaica, cuando una mujer se acercó a darle una moneda y le llamó la atención el acento argentino Ariel Alberto Nacer, tal como se llama el muchacho.

El martes 14 de enero de 2003, Nacer -que tenía 15 años- salió de la casa de un amigo en Buenos Aires con rumbo a la suya, pero nunca llegó a destino. Florence Arce Ross es la mujer que en primera instancia lo llevó a la policía por su delicado estado de salud, y allí empezaron a atar cabos y se dieron cuenta que había un caso reportado en Argentina hace tres lustros.

En diálogo con C5N, Florence contó cómo fue que lo halló: “Me percaté desde que lo vi que drogadicto no era. Por su lenguaje corporal, me di cuenta que no era agresivo. Estaba muy calmo, tenía mucha ternura en su cara. No tuve temor de acercarme a él por eso. Tenía miedo que no me respondiera nada, porque también podía pasar”, detalló.

“La mamá parece que no está bien de salud mental. Tiene 3 hermanos, cada uno de un papá distinto, y cada uno está haciendo su vida. El único que ha logrado responder a las llamadas es el hermano menor, que tendría 18 años”, agregó.

El joven tiene una enorme cicatriz en su frente y vive en la calle. Dice no recordar su apellido ni su dirección. Ante la situación, la señora que lo encontró lo llevó al consulado argentino en Lima, que confirmó que se trata del argentino extraviado.

Según su relato, el Consulado argentino en Perú no tuvo la mejor reacción al principio: “Pasé un mal momento en el Consulado argentino en Perú. Sentí ante la cónsul que estaba estorbando. Que les estaba llevando un problema. Me corrigió varias veces y le dije que me quería encargar de Ariel hasta último minuto, y me dijo que hasta ahí llegaba yo, que no podía hacer más nada. Y yo pensaba que si no se encargaron durante 15 años, no podrían encargarse durante un día”, precisó.

Más allá de eso, la embajada argentina en Perú emitió un comunicado (donde figura con un nombre que no es el correcto), en el que aclaran que “será el Consulado General quién adoptará los pasos necesarios para preservar su salud y retornarlo con sus seres queridos”.

En tanto, la mujer que lo rescató contó que el argentino salió de Perú para volver a entrar e incluso gestionar un nuevo documento. “Hace dos años Ariel estuvo en el Consulado para hacer un nuevo documento. ¿Cómo no se dieron cuenta que el chico estaba acompañado por una persona que no tenía nada que ver con él? Él no ata ni una oración, está mudo todo el tiempo. Sólo responde con monosílabos. Incluso hace poco estuvo en Bolivia. Y no para de pedir por su abuelita”, agregó Florence.

Compartir

Dejar respuesta