La Corte Suprema de los Estados Unidos desestimó el pedido de la Argentina para que la demanda de un fondo buitre por la estatización de la compañía YPF se resuelva ante tribunales argentinos y confirmó la jurisdicción estadounidense para su resolución. Esto significa un nuevo revés judicial contra la Argentina en el exterior, ya que se trata de un distrito históricamente contrario a los intereses nacionales que ya emitió dos fallos adversos en relación a este litigio. Es la misma Corte que supo comandar el ya fallecido juez Thomas Griesa y que ahora está a cargo de la jueza Loretta Preska.

De esta manera, y de acuerdo al historial desfavorable en esa jurisdicción, una sentencia definitiva en contra implicará desembolsar unos 3.000 millones de dólares al fondo buitre Burford Capital, propietario de los derechos para litigar del Grupo Petersen.

Las acciones de este fondo se dispararon tras el fallo e inmediatamente anunciaron la venta del 10% de estos derechos por unos 100 millones de dólares, informa La Política Online. Según el analista financiero especializado Sebastián Maril, Buford ya ha vendido cerca del 30% de los derechos por un total de 235 millones de la misma moneda, cuando en el 2015 compró el 70% por solo 15 millones.

Sin embargo, el fallo no implica un pago inmediato. Argentina podrá seguir litigando e incluso se espera que pida la suspensión del caso hasta que se expida el Tribunal Supremo de España. El origen del problema fue no haber hecho una oferta pública de adquisición (OPA) por el 49% no expropiado en el momento de la nacionalización de la compañía, tal como marca la legislación en todo el mundo.

La noticia no sorprendió a las autoridades locales que ya habían perdido las esperanzas de una resolución favorable luego de que el propio Procurador General de Trump -la principal carta para influir en los supremos- recomendó continuar la demanda en territorio estadounidense.

Compartir

Dejar respuesta