Familiares de Facundo Ferreira, el chico de 12 años que murió el jueves pasado tras ser baleado por la policía, aseguran que los efectivos “le dispararon sin piedad”. Las versiones sobre lo que sucedió son contradictorias: su familia denunció que se trató de un caso de gatillo fácil, mientras que los efectivos aseguraron que el chico les había disparado desde una moto. “Queremos que se haga Justicia, que estos criminales vayan presos”, aseveró Rita Ferreira, una tía de Facundo, en diálogo con TN.

Según relató la familia en varias entrevistas con otros medios, la pesadilla empezó cuando volvía con un amigo, de 14 años, de ver “picadas” cerca del parque 9 de Julio. En la vuelta a casa, fueron perseguidos por los policías, hasta llegar a la zona de “El Bajo”, en la esquina de avenida Avellaneda y el pasaje Río de Janeiro.

Según detalla el parte oficial de la fuerza, los que comenzaron a realizar los disparos fueron los chicos y los efectivos tuvieron que responder. La víctima recibió un tiro en la nuca, cayó del rodado manejado por un menos de 14 años que también resultó con heridas y está internado fuera de peligro, y fue trasladado Hospital Angel C. Padilla donde falleció horas después.

De acuerdo a lo publicado por La Gaceta, el subjefe de Policía, Francisco Picón, informó que los efectivos que estaban cerca del parque vieron como tres motos transitaban de “forma sospechosa”. Al seguirlos, los conductores huyeron a contramano por la avenida Benjamín Araoz y empezaron a dispararle a los oficiales, que respondieron de la misma forma. En esa balacera, Facundo recibió el disparo y quedó tirado en el suelo.

El sobreviviente declaró esta mañana que tanto él como su amigo no tenían nada que ver con el tiroteo y afirmó que quedaron en el medio del mismo. En tanto, reconoció ante la fiscal Adriana Giannoni que se encontraban participando de las lamentablemente clásicas picadas de motos que tienen lugar en ese espacio verde y el altercado los topó cuando regresaban a sus casas.

Compartir

Dejar respuesta