Francia disputará la final del Mundial de Moscú que se celebrará este domingo luego de vencer a Bélgica en San Petersburgo, en un partido muy parejo, una especie de clásico por la proximidad geográfica de ambos países, y que nuevamente favoreció a los ‘Bleus’ por la pelota parada, con un cabezazo de Umtiti a la salida de un córner.

El del domingo será el segundo partido definitorio de la selección gala en un campeonato importante, ya que hace dos años perdió ante Portugal la Eurocopa, jugando de local. En esta semifinal, amobs equipos protagonzaron una primera parte de ida y vuelta, sin grandes oportunidades pero mostrando especialmente su velocidad. Sin embargo, el gol apareció en la segunda mitad después de un tiro de esquina de Antoine Griezmann que conectado por el defensor del Barcelona.

Además, Francia jugará su tercera final de Copa del Mundo en 20 años, luego de haber ganado en 1998 ante su gente y de perder la de Alemania ’06 contra Italia, por penales, con el arbitraje de Horacio Elizondo (¿volverá a dirigirla un argentino?), día del recordado cabezazo de Zinedine Zidane.

Su rival saldrá del choque de mañana miércoles a las 15 entre Inglaterra y Croacia.

Compartir

Dejar respuesta