El lunes, Alejandro Vandenbroele, el presunto testaferro de Amado Boudou e imputado en tres causas, se presentó ante el fiscal Jorge Di Lello en Comodoro Py y pidió acogerse a la figura del arrepentido, a la vez que solicitó ingresar al Programa de Protección de Testigos e Imputados del Ministerio de Justicia.

Juan José Benítez, subsecretario de Política Criminal, explicó en diálogo con Pasión de Multitudes (AM1300 Radio La Salada) cómo funciona dicho programa en Argentina: “Existe desde 2003 y es una herramienta que ofrece el Ministerio de Justicia a los jueves y fiscales para que puedan avanzar con investigaciones complejas sobre delitos de narcotráfico, trata de persona, secuestros extorsivos, lesa humanidad y corrupción, donde una persona -ya sea testigo o imputado- brinda información a partir de la cual su vida corre riesgo”.

“El juez, con aval del fiscal, pide la activación del programa, que es voluntario, y a partir de allí se hace una evaluación para ver el riesgo potencial de esa persona a partir de la información que dio, los posibles agresores, lugares de mayor riesgo, etc. Con eso, se traza un primer plan de seguridad para darle protección y para que esa persona pueda reconstruir su proyecto de vida”, agregó.

Benítez informó que ayer recibieron la solicitud de ingresar a Alejandro Vandenbroele al Programa de Protección de Testigos e Imputados provisoriamente, porque aparentemente tiene un compromiso efectuado de que va a aportar información, pero puntualizó que desde su sector quedan ajenos a la posible negociación entre el imputado y el fiscal por una posible reducción de pena, ya que eso se efectúa en el marco de la figura del arrepentido.

“Son dos mecanismos distintos que van en paralelo pero no necesariamente son complementarios. La ley del arrepentido a partir del año pasado permite llevar adelante una negociación entre el imputado y el fiscal mediante la cual el imputado puede comprometerse a brindar información que permita dilucidar el hecho a cambio de una eventual reducción en su pena. Esas personas que se acogen al régimen del arrepentido pueden además solicitar el ingreso al programa de protección a testigos”, detalló a AM1300 el subsecretario de Política Criminal.

Otra de las características del Programa de Protección de Testigos e Imputados del Ministerio de Justicia es que la persona puede ingresar sola o con su grupo familiar, funciona de manera voluntaria y se puede excluir a alguien si incumple con las pautas de seguridad que se le imponen. “El tiempo que dura depende a que continúe la voluntariedad de la persona, la importancia de la información que efectivamente brinda y el cumplimiento de las pautas de seguridad”, concluyó Juan José Benítez.

Compartir

Dejar respuesta