Para evitar despidos en un contexto de recesión y una fuerte caída del mercado interno, la automotriz estadounidense General Motors acordó con la conducción del gremio SMATA Rosario un esquema de suspensiones que afecta a 1500 empleados de la planta de General Alvear, Santa Fe.

El secretario general del sindicato, Marcelo Barros, explicó que serán siete días de suspensión al mes hasta diciembre próximo y los empleados cobrarán esos días el 80% del sueldo de bolsillo.

General Motors no es la única compañía que aplica medidas de este tipo luego de que la producción automotriz registrara en junio un descenso del 13,4% con relación a igual período de 2017. Además, las ventas en el mercado interno disminuyeron un 31% en la misma comparación, según ADEFA (Asociación de Fábricas de Automotores).

En la planta de motos Guerrero, ubicada en la localidad de San Lorenzo, se redujo la jornada laboral y los empleados cobrarán el 75 por ciento del salario por las horas no trabajadas. “Se trabaja sobre la base de que no haya despidos de ningún modo y en lo posible, tampoco suspensiones. En este caso, fue un acuerdo privado pero la provincia los monitorea en forma permanente“, señalaron a Crónica desde el Ejecutivo santafesino.

En Córdoba, las terminales Renault e Iveco también pusieron en marcha cronogramas de suspensiones a 1.800 operarios a llevarse a cabo durante agosto, principalmente por la fuerte caída en la venta de automóviles y camiones. El acuerdo se concretará en ocho días del mes, por lo cual la planta solo producirá 14 días.

Compartir

Dejar respuesta