El PAMI y la industria farmacéutica comenzaron las negociaciones sobre el convenio que tienen para la compra de medicamentos, que vence el próximo 31 de marzo. Según adelantaron desde el Gobierno y la obra social de los jubilados y pensionados, este año pretenden ahorrarse $5.000 millones sin afectar las prestaciones ni los descuentos vigentes para los afiliados.

En diálogo con Pasión de Multitudes, por AM1300, Christian D’Alessandro aseguró que “las negociaciones todavía están muy verdes aunque el tema ya debería estar resuelto. El PAMI quiere reducir gastos, porque considera a los jubilados un gasto, por eso quiere hacer un ajuste de entre el 25 y 30 por ciento del presupuesto en medicamentos. Especialmente en los de alto costo, que son para los enfermos de cáncer”.

Desde la obra social dirigida por Sergio Cassinotti señalaron que “lo que se está buscando es comprar a precios más baratos pero de ninguna manera se está pensando en tocar las prestaciones ni los descuentos”. Por eso, prevé destinar a la compra de remedios a la industria farmacéutica $2400 millones mensuales, en comparación a los $2700 millones del año pasado.

D’Alessandro dice estar convencido de que “se va a venir una tercera restricción o poda en los medicamentos”, y recordó que “la primera la hizo el anterior director ejecutivo, Carlos Regazzoni, al reducir de 10 a 5 medicamentos, y luego a 4. La segunda fue quitar los remedios según el ingreso de los jubilados, y la tercera va a ser el precio de referencia, lo que va a obligar a los jubilados a comprar medicamentos genéricos”. Según el PAMI, para reducir costos, buscará precios de referencia para 23 productos oncológicos y de tratamientos especiales y otros 50 ambulatorios.

Por su parte, la diputada del Frente Renovador, Mirta Tundis, dijo al aire de AM1300 que la reducción de los costos es una cuestión que se plantea desde el año pasado pero “el tema es ver de qué manera van a concentrar el valor de referencia y con qué laboratorios, si van a ser los amigos del Gobierno o que cada uno ofrezca su producto a ese valor de referencia”.

“Nos parece perfecto que se quiera ahorrar dinero cuando sabemos que muchos laboratorios, especialmente los extranjeros, ponen los valores muy altos habiendo otros medicamentos de la misma calidad y a un precio muy inferior”, sentenció Tundis en diálogo con Pasión de Multitudes.

Y concluyó: “Argentina tiene los medicamentos más caros del mundo. Un mismo medicamento de un laboratorio extranjero en su país lo vende a la cuarta parte del precio que lo comercializa aquí en Argentina”.

Compartir

Dejar respuesta