Esta semana se conoció que la empresa estadounidense Ocean Infinity será la encargada de buscar al submarino ARA San Juan, desaparecido desde el pasado 15 de noviembre, luego de haber ganado la licitación abierta por el Gobierno Nacional, con la participación de la Armada Argentina. La firma, que compitió contra Sistemas Electrónicos Acuáticos (SEA), cobrará 7,5 millones de dólares solo si encuentra al navío de guerra argentino o partes del mismo.

En diálogo con De Ida y Vuelta, por AM 1300 Radio La Salada, el empresario venezolano Hugo Marino, CEO de Sistemas Electrónicos Acuáticos, detalló las falencias de la empresa elegida por el Gobierno y señaló que Oscar Aguad, el ministro de Defensa, pareciera tener algún problema personal con él.

“La empresa que va a buscar el submarino en Argentina es la que hasta ahora, después de cuatro años, no pudo encontrar el avión de Malaysia Airlines”. De hecho, Marino comentó en exclusiva a Sergio Solón que “el gobierno de Malasia se enteró de nuestra oferta para el ARA San Juan y nos está llamando para buscar el avión NH 370”.

“Yo no quise hablar hasta hoy porque el lapso para las impugnaciones cerró ayer y no quería que alguno de mis comentarios fueran tomados como negativos o en contra de la adjudicación para la otra empresa”, aseguró Hugo. “Pero no puedo pasar por alto un sinfín de características o cualidades técnicas que no fueron asumidas a la hora de determinar cuál iba a ser la búsqueda más efectiva del submarino“.

El empresario, cuya compañía está radicada en Miami, había explicado previamente que “el equipo ideal para la búsqueda del San Juan es una AUV (vehículo submarino autónomo, por sus siglas en inglés) porque ese aparato hasta el momento no se puso en el agua”. En ese sentido, explicó que una de las características fundamentales que debía tener ese AUV es “un sonar de apertura sintética”. Sin embargo, de los 5 que va a utilizar Ocean Infinity, “curiosamente ninguno cumple con ese aspecto técnico”.

Por otra parte, resaltó que “tiene que haber una comunicación directa entre el barco y el vehículo submarino autónomo, pero hoy en día la tecnología no permite controlar más de un equipo a definición submétrica”. “Si usted trabaja, como Ocean Infinity, con 5 AUV, éstos salen a navegar como un sistema de navegación inercial”. De esa forma, detalló Marino, el equipo hace cómputos geográficos estimados, con errores de 650 metros por hora de navegación. “En una operación de 30 horas tiene casi 2 kilómetros de errores. Así no se puede saber perfectamente dónde estuvieron los AUV”.

“La tecnología que se requirió desde el día uno no se está utilizando. Ojalá, por los familiares, se encuentre al submarino. Fuimos a Argentina a ofrecer las herramientas adecuadas pero hicieron caso omiso”, sentenció Hugo Marino.

El venezolano se refirió también al rol de la Armada Argentina en esta problemática: “El submarino no solo se hundió con los 44 tripulantes sino que además se llevó parte de la credibilidad de la Armada”. Además, apuntó contra el ministro de Defensa, Oscar Aguad: “En la Armada hay técnicos con alta capacidad evaluativa. Este asunto de la licitación se trataba de que no fuera elegida la empresa de Hugo. Yo creo que es algo personal por parte del ministro Aguad”.

Compartir

Dejar respuesta