Matías Danti, bisnieto del fundador de las baterías UnionBat, pasó por Sentidos, y detalló el importante proceso que llevan a cabo para cuidar el medio ambiente. “Hay personas y fábricas que cuidan el medio ambiente”, remarcó en ese sentido, quien contó el origen de las dos empresas de acumuladores de energía, Wow y Willard.

En la fundición que está en el Parque Industrial de Gualeguaychú se encargan de separar el plástico, el ácido y las placas que están adentro de la batería, para reutilizarlos en la fabricación de la materia prima. Es una máquina que tritura y por un proceso de bandas va separando el plástico, y entre el agua y el ácido hace lo propio con el plomo que está adentro. De hecho, el ácido se neutraliza a través de canales de vapores que separa los minerales del ácido.

Para ello, destacó lo fundamental que significa que quienes instalan las nuevas baterías pidan a los usuarios las baterías usadas para ayudar en ese proceso de reciclaje. De no hacerlo, se corre el riesgo de dejar las baterías en cualquier lugar como desecho con el alto grado de contaminación que eso implica.

Fundación Equidad ayuda en ese aspecto, ya que con el reciclaje que llevan a cabo permite que se entregue los productos reutilizados a “quienes menos tienen”. Al igual que con la Fundación Garrahan, con quien colabora UnionBat con papeles y tapitas plásticas para reciclar.

Danti también alertó que lo peor es cuando ingresan baterías importadas que no se pueden reciclar en ninguna de las “pocas fábricas” que realizan ese proceso en la Argentina. “Nuestro batería pasa por un laboratorio, que es parecido o igual al que tiene el INTI, y eso es fundamental para el usuario porque nosotros cuidamos al bolsillo y también al producto que le vendemos. Entonces de esa manera cuando ingresa mercadería de afuera perjudica que ellos no hacen todo eso acá”, advirtió.

Compartir

Dejar respuesta