A un día del incendio y explosión en una fábrica de químicos de la localidad bonaerense de San Justo, el panorama que se puede observar en las inmediaciones es desolador. Producto del incidente, el Centro De Discapacidad De La Matanza (CEDIMA), situado Arieta 3.950, quedó totalmente destruido. Lo mismo ocurre con todas las propiedades linderas de la empresa Belcar S.A. que sufrieron graves daños.

“Los recipientes de plástico se derritieron y quedaron adheridos al piso de las veredas y de la calle. Si caminas por acá te quedas pegado. Hay que terminar de limpiar para que puedan abrir las calles Arieta, Matheu, Torrejón y Yeruá a la circulación vehicular”, comentó uno de los empleados de ese centro de discapacitados en Radio Universidad.

El lugar estaba por cumplir 50 años de vida, pero por estas horas analizan suspender los festejos para concentrar las fuerzas en la reconstrucción del lugar que tiene más del 80 por ciento de su superficie totalmente destruída. “Fue muy triste ver como 48 años de la institución se hacían humo. Se quemó y derritió todo lo que se había levantado con tanto esfuerzo”, afirmó la hija del dueño del CEDIMA.

Por su parte, agradeció a las personas que se acercaron hasta la entidad para ofrecer su ayuda. Hasta los mismos operarios de Belcar esta mañana comenzaron con las tareas de limpieza de las calles aledañas a la fábrica para que el barrio vuelva lo antes posible a la normalidad. Justamente a primera hora de este jueves el fuego volvió a reavivarse, por lo que tuvieron que hacerse presentes lo bomberos.

**Crédito Foto: El1Digital

Compartir

Dejar respuesta