Cualquiera que sienta un mínimo de empatía puede entender el sufrimiento de los familiares de los submarinistas a bordo del ARA San Juan. Nueve días de dudas, esperanzas que se desvanecieron y desolación total tras la confirmación de que el buque sufrió una explosión, pese a que se desconoce más información certera al respecto. Ayer, fuimos testigos a través de las cámaras de televisión cómo ese dolor se hizo carne: abrazos, llantos y hasta destrozos, la tristeza transformada en enojo en un abrir y cerrar de ojos.

En diálogo con Pasión de Multitudes, por AM1300 Radio La Salada, el Dr. Enrique Luis De Rosa, médico especialista en Neurología y Psiquiatría, explicó que el problema que están viviendo los familiares de los 44 tripulantes, además del hecho en sí, es que hay mucha “incertidumbre y multiplicidad de informaciones caóticas”. Y lo ejemplificó de una forma muy clara: “Dicen: ‘estamos buscando todavía pero entre mil y tres mil metros’, cuando cualquier persona que googlee sabe que un submarino de esas características no soporta esa profundidad. Les están diciendo: ‘estamos buscando pero en realidad están muertos’. Esa es la parte retraumatizante, lo que genera tanta angustia y bronca. El manejo de la información por las autoridades genera que la gente se sienta estafada, frustrada”.

“Esta gente está preparada pero para lo previsible. Son seres humanos con muchos miedos, y las Fuerzas Armadas Argentinas viven décadas de conflicto en las cuales mucha de la gente que trabaja en general se ha quedado porque no tiene otra forma de ingreso, entonces saben que no funcionan algunas cosas. Pero el nivel de tolerancia a la frustración está ligada a lo esperable, no a una situación de este tipo, nadie los prepara para que esto pueda pasar”, detalló el Doctor.

Desde que se instalaron en la Base Naval de Mar del Plata, los 200 familiares fueron contenidos psicológica y espiritualmente por la Armada. “El problema es que vos podés tener el mejor profesional, pero si al lado tenés otros que no funcionan, ese excelentísimo profesional no sirve. En el tema trauma lo importante es cómo se pone la información, cómo se preserva a la gente de la propia fantasía que genera la mente buscando respuestas. El estrés es el que podemos tener laboralmente, en la vida cotidiana, lo traumático es cuando hay una información que no podés procesar”, concluyó De Rosa.

Compartir

Dejar respuesta