Un terremoto de magnitud 5,9 sacudió hoy el noroeste de la isla de Lombok, donde otro movimiento telúrico el domingo pasado dejó un balance provisional de 259 muertos, cerca de 1.500 heridos y 156.000 afectados, según el último balance de Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB).

Indonesia eleva a 168 el número de muertos por el terremoto de Lombok

El Servicio Geológico de Estados Unidos, que registra la actividad sísmica en todo el mundo, localizó el hipocentro a 10 kilómetros de profundidad y a 23 kilómetros de Mataram, capital provincial, según datos preliminares.

Por su parte, la agencia indonesia cifró el sismo de magnitud 6,2 y a profundidad de 12 kilómetros. Aún hay gente viva bajo los derrumbes, pero muchos escombros todavía no fueron removidos y se teme que el número de víctimas mortales pueda aumentar tras el terremoto que sacudió hace dos días el norte de la isla de Lombok, en Indonesia. Los socorristas continúan buscando sobrevivientes, y hoy por la mañana encontraron a uno: un fiel que quedó atrapado tras el derrumbe de una mezquita, debilitado pero ileso.

El sismo del domingo, de magnitud 6,9, había provocado 142 muertos y miles de edificios destruidos. El temblor se produjo sólo una semana después de otro, que el 29 de julio había dejado al menos 17 muertos en esta misma isla volcánica.

Miles de residentes que perdieron sus hogares siguen esperando ayudas y muchos turistas que quieren abandonar la isla no logran aún hacerlo, acampando en las playas o dentro del aeropuerto. Pasada la euforia por la milagrosa extracción, se teme que aquellos escombros escondan decenas de víctimas mortales. Al momento del terremoto en la mezquita, según el superviviente, se encontraban cientos de personas.

Según la organización Oxfam, más de 20 mil personas perdieron sus casas y fueron hospedadas en refugios temporales, pero otras acampan al aire libre. El agua potable escasea, también sirven tiendas, alimentos y medicamentos. En cuanto a los turistas, 2.700 fueron evacuados de las tres pequeñas islas Gili, a lo largo de la costa del noroeste de Lombok, después de un asalto a las pocos barcos disponibles que concluyeron hoy.

Mientras tanto, las réplicas no se detienen. Se contabilizaron más de 200 desde el domingo por la noche, y la noche del lunes dos alcanzaron la magnitud de 5.3 grados.

Incluso, el ex futbolista David Beckham, de 43 años, y su esposa, la cantante Victoria, de 44 años, junto a sus hijos Brooklyn, de 19, Romeo, 15, Cruz, 13 y Harper, de siete, habían aterrizado en la isla paradisíaca el sábado, un día antes, según el diario británico The Sun y estaban a 90 kilómetros del epicentro cuando ocurrió el sismo. Todos están en perfecto estado de salud, aunque en shock.

“Ellos ciertamente sintieron el terremoto. Los niños, especialmente, estaban un poco conmocionados, pero están bien. Sus pensamientos obviamente están con las víctimas”, dijo una fuente al mencionado periódico.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

Fuentes: ANSA y Clarín
Compartir

Dejar respuesta