El policía Javier Gómez es quien lideró el allanamiento a la casa de Jorge Castillo en junio de 2017. Es también quien, pocas horas después del allanamiento, manifestó a través de un mensaje en redes sociales que pensó en matar al empresario en aquella oportunidad. Concretamente explicó que pensó en dispararle en el momento que el administrador de Punta Mogote se estaba entregando y bajaba las escaleras junto a uno de sus hijos menores de edad. Pronunció la famosa frase “si no fuera por el hijo lo pongo como una media”.

Este policía fue públicamente ponderado por las autoridades policiales -y del Ministerio de Seguridad- en distintos medios de comunicación por su actuación en el allanamiento a la casa de Jorge Castillo. Existen videos de numerosas notas periodísticas donde autoridades policiales lo tratan como a un héroe. Concretamente afirmaban que Gómez fue designado para estar al frente del operativo porque era el mejor y el más capacitado.

Su actuación en el caso de Jorge Castillo le valió a Gómez un ascenso inmediato en la fuerza. Esa fue su recompensa. “La defensa técnica de Jorge ha acompañado al expediente con un cúmulo de pruebas determinantes que ponen de manifiesto que lo que llamaron allanamiento al domicilio fue un atropello donde se uso la violencia de forma desmedida e ilegalmente, porque los policías que intervinieron no estaban autorizados”, explicó en AM 1300 el abogado Fernando Solorsa.

“Ese acto de barbarie empieza a tomar forma cuando a uno lo empiezan a avisar en detalle y toma en cuenta los antecedentes de quien comandó ese operativo. Este sujeto, que cometió un acto de barbarie junto a sus catorce compañeros, tiene antecedentes y uno de ellos lo vamos a aportar como prueba: es una causa que data del 2011 de un hecho que ocurrió en Bolívar, provincia de Buenos Aires. Es una denuncia por amenaza que hay en su contra”, adelantó.

“Cuando uno se pone a analizar las circunstancias del hecho, se pone en evidencia la gravedad. Un menor lo denuncia y dice que en momentos en los que se encontraba arreglando una moto con otros menores se acerca el oficial y les pregunta si eran ellos quienes estaban golpeando en la casa de su abuela, ubicada a sesenta metros. Los menores contestan que no y Gómez, enojado, saca su arma reglamentaria, los apunta y les dice que los va a matar”, completó en el programa ‘De Ida y Vuelta’.

Uno de ellos contestó de forma más airada, lo hace enojar y Gómez lo encañona y le dice ‘levantate que te voy a volar la cabeza‘. El joven se resiste, lo vuelve a encañonar y para, terminar de amedrentarlos, dispara dos veces al aire. De esa manera se puede perfilar de qué clase de persona y policía estamos hablando. Se hizo la denuncia, se armó una causa por amenazas y se le practicaron pericias psicológicas y psiquiátricas. Los resultados son determinantes. Es una persona agresiva, violenta y que no puede manejar su conducta en situaciones de tensión“, informó.

ESTAS SON LAS CONCLUSIONES DE LAS PERICIAS PSICOLÓGICAS Y PSIQUIÁTRICAS DE GÓMEZ

Los peritos de la Corte Suprema bonaerense determinaron que Javier Gómez tiene un “nivel intelectual promedio, con criterio de realidad y las funciones yoicas conservadas, presenta características de personalidad de escasa plasticidad y autoestima disminuída. Tendencia a la expansión con ansiedad subyacente que intenta controlar. De carácter dominante, tiende a encubrir y compensar sentimientos de inseguridad, para lo cual recurre a la omnipotencia. Dificultad para utilizar adecuadas defensas ante situaciones de tensión. Agresividad encubierta“.

“Las autoridades del Ministerio de Seguridad omitieron todos los controles. Yo, sinceramente, pasaría por ingenuo o casi estúpido, si creyera que se les pudo haber pasado a personas de un grupo táctico todos los controles y que hicieron todo mal. Designaron a los mejores, pero hicieron las cosas como los peores. Fueron muy prolijo porque las omitieron a todas. Ese acto fue muy peligros y podría haber muerto Jorge Castillo: el mismo policía lo dijo. En la cabeza de este hombre le perdonó la vida porque estaba el hijo adelante. El tipo se siente omnipotente. Pensó en matar a un civil y después lo dijo públicamente”, opinó Solorsa.

“Como consecuencia de esta denuncia y estas pericias, a Gómez le quitaron el arma reglamentaria. Todo lo que se hizo se puede resumir en un acto de barbarie de él y sus compañeros y sumo a esto a quienes lo debían controlar desde el Ministerio de Seguridad para abajo. Aquellos que avalaron, aplaudieron y ponderaron tienen parte de la responsabilidad. Lo más absurdo de todo es que como resultado de este acto de violencia manifiesta terminó imputado Jorge Castillo cuando debían haber sido todos los que permitieron esto. Castillo razonó como lo hace cualquier sujeto que en medio de la noche sufre un acto de intrusión en su casa. Esto va a terminar con Castillo absuelto“, aportó.

Compartir

Dejar respuesta