“Siempre me opuse fuertemente al gradualismo que hace que el peso de los intereses le gane más que sustancialmente a la reducción del déficit primario. Esto es explosivo. Con el empeoramiento de las condiciones internacionales, la crisis es inexorable salvo que el Gobierno haga un golpe de timón muy fuerte y abandone esta idea estúpida de gradualismo, poniéndose a trabajar en bajar el gasto público drásticamente”, afirmó el economista Javier Milei en diálogo con AM 1300.

“Este Gobierno de ahora tendrá mejores modales, pero en la política económica no hay grandes cambios. Es un socialismo amarillo. Las ideas que tiene Marcos Peña en la cabeza no desentonan tanto con las de Axel Kicillof. Cuando eligió a su ministro de Economía se quedó con Alfonso Prat Gay que militaba con Victoria Donda y Humberto Tumini en Libres del Sur”, indicó.

“El problema siempre radica en cómo los políticos engañaban a la sociedad. Cuando se habla de shock es sobre la política y cuando más fuerte es, menos impacto trae en el sector privado. Si vos ajustás gradualmente, vas a ajustar más violentamente en los privados. Por eso el pesimismo de la gente. Acá a los únicos que les va bien es a los que están entongados con la política”, analizó. El explosivo especialista, rememoró los viejos tiempos en el que la Nación estaba entre las potencias mundiales.

“Argentina tiene crisis macroeconómicas porque su comportamiento fiscal es irresponsable. Esta continua intención de vivir por encima de nuestras posibilidades: la gente sigue pensando que es un país rico, pero en términos dinámicos es pobre. Lo de los recursos es discutible porque Japón esta arriba de una isla de piedra y son ricos. A mediados del Siglo XX éramos el 5to país más rico del mundo y hoy estamos en el puesto 55”, explicó.

“Los pobres han sido un negocio para los políticos que se han enriquecido. Los empresarios han descubierto que les resulta mas fácil entongarse con un político para ganar plata que dar un servicio competitivo. Si vos sos un empresario de verdad, pedí que te bajen la carga impositiva para estar igualado con el resto del mundo. Pero, si pedís protección, es que sabés que si te abrís perdés. Por eso tenes ‘empresaurios’ ricos, empresas que son una porquería y la gente cada vez más pobre”, dijo en ‘De Ida y Vuelta’.

“En el año 70 el PBI per cápita de Argentina era más alto que el de Japón. Cuando entraban los productos de los países asiáticos, eran cosas todas berretas y hoy son de primera calidad. Abandonamos el modelo de país del Alberdi: dejamos de ser liberales para convertirnos en un país de facismo socialista. En todos los lugares en los que se aplica, se genera pobreza, sino mira lo que es Venezuela que no tienen ni para limpiarse el traste”, declaró.

“Argentina, previo a la instauración del sistema populista, tenía un PBI per cápita que representaba el 97 por ciento del de Estados Unidos. Seríamos un país del primer mundo como lo eramos a principios del Siglo XX. El país crecía a tasas mayores de las famosas tasas chinas: en ese momento crecíamos al triple de lo que lo hacía el mundo”, destacó.

Compartir

Dejar respuesta