“No hay asociación ilícita en el caso nuestro porque es una contravención”, afirmó hoy Jorge Castillo en una entrevista que brindó desde la Alcaldía Nº3 de La Plata en el ciclo ‘Pamela a la Tarde’ (América TV) en donde se refirió a la situación irregular que lo tiene encarcelado. Además, detalló que pasa sus días concentrándose en los proyectos empresariales que lleva adelante en Santiago del Estero, Mendoza, Capital Federal y San Miguel.

“Tengo hecha una denuncia por secuestro porque sigo detenido con la presión preventiva vencida. Esto es todo un circo fuera del derecho. A mi no me van a meter preso para sacarme plata o fabricarme una causa en la que no hice nada. El tiempo dirá, los voy a correr judicialmente. Hoy se pidió el apartamiento del fiscal y después voy a pedir la separación del juez de garantías. Es una verguenza lo de Scalera y Gaig. La Cámara tiene que responder el lunes”, afirmó.

“Haber levantado la calle a medias a los predios privados, comercialmente, nos conviene. Teníamos puestos vacíos y se han llenado. El paseo de compras Punta Mogote tiene escrituras y paga sus impuestos. La vía pública es otra cosa”, explicó sobre el operativo para sacar puestos callejeros que se realizó en la periferia de la feria Punta Mogote el mismo día en el que lo detuvieron.

Sobre la infracción a la Ley de Marcas: “Hay una ley de marcas que se tiene que cumplir, pero se viene la policía a cobrar eso no se va a terminar. Es vox populi que arreglan y no pasa nada por lo que a la feria siguiente siguen truchando marcas. Es un tema judicial. La vocación hace al ladrón. Acá hay un montón de culpas que vienen desde la pirámide, el que vende las telas sin pagar impuestos”.

Sobre los motivos de su detención, se remontó a los inicios de la gestión de Cambiemos y a encuentros con figuras del Gobierno de la provincia de Buenos Aires. “Esto empieza cuando gana este gobierno a fines de 2015. En aquel momento, en la parrilla La Ramona, el que era abogado mío me decía que el secretario privado de Cristian Ritondo se quería reunir conmigo por el tema de la calle, Urkupiña y Ocean. Yo dije que no, me insistió y fuí”, realtó.

“La conversación era quedarse con la calle, Urkupiña y Ocean. No hubo caso. Está comprobado con los teléfonos y que el primer almuerzo lo pagó Jorge Fiasche con su tarjeta. Hay un montón de formas de comprobarlo. No me preste al juego de quedarme con la calle, Urkupiña y Ocean. Me metieron una semana antes en esta causa que lleva tres años sin escuchas. Ahí arranca el problema cuando Ritondo se quiere quedar con el negocio”, amplió.

Sus días como detenido: “Todo lo que digan de mi me resbala, sufro por mis hijos que son chicos. Voy a ir hasta las últimas consecuencias. A ellos les digo que tienen que ser gladiadores. Saben que esto es una mentira. Haber adelgazado (bajó 40 kilos) es gracias a Ritondo, acá como todo lo que comen los demás. En mi vida leí un libro y ahora estoy leyendo cómo hacer cerveza artesanal”. 

Compartir

Dejar respuesta